sábado, 7 de marzo de 2015

LA PECERA DE DIOS

Dios se encontraba en el oceano en el cual habian muchos peces que eran parte del oceano y parte en si mismo de Dios, un dia tras una tempestar y un estruendo enorme, los peces de manera inesperada fueron arrastrados por una ola enorme y cayeron en una pecera enorme a la orilla del oceano, tanto fue el alboroto que los peces aturdidos nunca entendieron lo que les sucedio, pasado el tiempo los peces se acostumbraron a vivir en la pecera, era una pecera enorme, con muchos adornos y cosas que despertaban en los peces curiosidad, pero a fin de cuentas era una pecera limitada, con bordes estrictos y no muy alta.
Mientras se acostumbraron a la pecera los peces se fueron adueñando de los adornos y las conchas que ahi habian, pues no habia suficiente para que cada uno tuviera de cada cosa, habia incluso un pez que se hizo de un castillo y un cofre con monedas, con las cuales le pagaba a otros peces para que le cuidaran que no se lo arrebataran.
DIOS, al ver la situación de los peces y queriendo respetar el libre albedrio de cada uno de ellos ideo un plan para hacerlos volver al oceano, donde nunca nada les faltó, pues en éste oceano hay abundancia infinita de cosas, tanto que no existe necesidad alguna de poseer nada, pues todo lo tiene y siempre en el los peces se encontraban en paz. 
El plan de Dios fue abrir un camino entre la pecera y el oceano, e inclinar la pecera para que todo su contenido fuera poco a poco dando a terminar en el mar. Al preciso momento en que Dios puso en marcha su plan, se desarrollo una corriente de agua que iba de la pecera al oceano, a traves del camino que Dios estableció, pero los peces al sentir la corriente instintivamente nadaron en contra de ella, temiendo inconscientemente de caer con la corriente. Dios les hablaba diciendoles que se calmaran y siempre les decia que los amaba, incluso les decia de su plan y les explicaba que el oceano es mucho mayor que la pecera, que lo que en la pecera sentian faltas, en el oceano nunca les faltaria nada; pero los peces al estar en la pecera limitada el idioma de Dios no les era comprensible, no lograban escucharlo, y seguian en su lucha contra la corriente, y cuidando sus cosas, castillos y adornos de que la corriente no se los lleve, hacian lo impensable para proteger sus juguetes, muros de rocas, cercas de corales para evitar que se esfumen sus pertenencias. Pero Dios sabia que su plan no tiene falla, pues al verse siempre cansado, nadando contra la corriente, siempre luchando uno de los peces se preguntó ¿Esto es lo que hemos venido a hacer a este mundo?, siempre nadando en contra de la corriente, siempre luchando por que nuestras pertenencias se mantengan en su sitio, y asi por toda la vida?, ¿Hay alguna otra forma?, mientras se preguntó esto, el peceCito decidió calmarse, e ir con la corriente, y cada vez que se calmaba la voz de Dios lograba llegar a el, y por fin entendió que debia hacer. Siguió entonces el camino que Dios habia hecho para volver al oceano, cada vez que pasaba por el lado de otros peces, ellos no comprendian que le sucedia a éste peceCito, ¿Por que no nada?! se preguntaron, incluso algunos empezaron igual que el a cuestionarse, habrá otra forma de vivir?, es una opción ir con la corriente???, y algunos empezaron a seguir a este peceCito. 
Uno por uno los peces fueron siguiendo el camino de Dios, y se dirigieron hasta el inmenso y basto oceano a su encuentro con Dios mismo. Algunos peces tardaron mas que otros, pero Dios nunca dudó de su plan, cada pez en su lucha, por mas que lo intentara no lograba mantener sus adornos de pecera en su sitio, pues la corriente iba vaciando espacios de la pecera, y cada vez era mas fuerte, en su constante lucha contra la corriente TODOS y cada uno de los peces llegarian al momento de cuestionarse su forma de vida,  y seguirian el camino trazado por Dios hasta el oceano infinito.

escrito por: JOEL ALDAZORO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate