domingo, 27 de julio de 2014

LA NASA RECONOCE QUE LA TIERRA SE SALVÓ DE UNA ERUPCIÓN SOLAR CATASTRÓFICA



La NASA reconoció que si bien en nuestro planeta prácticamente nadie se apercibió del fenómeno, numerosos astrónomos sabían que se producía una eyección solar capaz de “hacer volver la civilización moderna al siglo XVIII”, consigna la agencia espacial norteamericana. El 23 de julio de 2012 fue la tormenta más poderosa de los últimos 150 años, según un comunicado publicado el miércoles en el sitio de la agencia espacial estadounidense.

La tormenta solar se produjo en un momento de la trayectoria terrestre en su órbita que impidió una catástrofe: si hubiera comenzado una semana antes la Tierra podría haber perdido buena parte de sus sistemas eléctricos y de comunicaciones, en instantes y por un tiempo difícil de establecer.
 La tormenta de 2012, tuvo dos veces la carga energética que dejó totalmente a oscuras a la provincia canadiense de Québec, en 1989.

Un fenómeno al que no estamos nunca ajenos

La Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, estima que una tormenta solar como la de 1859 en la actualidad, significaría desde cortes en las comunicaciones a suspensión en los suministros de electricidad y con ello la detención de todo lo electrodependiente, una verdadera catástrofe energética que podría costar miles de millones de dólares, además de no poderse calcular cuanto tiempo implicaría solucionar todo lo dañado.

Las tormentas solares, son repelidas por un escudo magnético que posee nuestro planeta pero el impacto directo tienen consecuencias difícilmente controlables.

Los científicos estiman que en los próximos diez años hay hasta un 12% de probabilidad que una tormenta como Carrington, alcance la Tierra. Vía:http://www.lr21.com.uy/ecologia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate