miércoles, 5 de diciembre de 2012

Si otros no te aceptan, no es tu problema.


Si otros no te comprenden, no es tu problema.
Si otros te critican o juzgan, no es tu problema.

Es SU problema.
Es SU proyección.
Es SU mente.


Sólo será tu problema si permites que los demás te digan lo que has de hacer o cómo vivir. Pero si te comportas como alguien auténtico, fiel a ti mismo, seguirás tu camino: aquel que te dicta tu interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate