martes, 17 de julio de 2012

tenemos al menos dos ángeles de la guarda:

“Uno es fuerte y atrevido para asegurarse de que trabajes con tu propósito de vida divina; el otro es más tranquilo y sirve para consolarte y ofrecerte alivio”.
Se puede invocar ángeles adicionales (todos lo que se quiera) en momentos especiales en la vida, pidiéndole directamente a Dios o visualizándose rodeado de ellos. Lo mismo se puede hacer para un familiar o un buen amigo.
Es primordial establecer contacto directo con los ángeles de la guarda llamándolos a menudo. Lo mejor para iniciar la comunicación es utilizar la forma verbal, ya que los ángeles necesitan escuchar el sonido de nuestra voz. Cada persona, individualmente, debe encontrar “su manera” de conectarse con sus ángeles. No te esfuerces por hacer que los demás te crean. La única persona que debe dar fe de que ha tenido una conexión con sus ángeles eres tú mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Translate